TARA y TAYLOR, ejemplo de adopciones irresponsables.

S.O.S. Peludos